La Nutrición y Nuestros Niños

Nutrición infantil

Cuando escuchamos la palabra desnutrición se nos viene a la mente imágenes de niños en pobreza extrema quienes tienen como alimento los residuos que tiramos a la basura. Es verdad, y muy desagradable por cierto, que estos niños son victima de la peor forma de desnutrición que existe en el mundo. Pero también es importante saber que el termino desnutrición no solo se refiere al no comer, sino también al no consumir los nutrientes adecuados, y es acá en donde muchos de nuestros niños se encuentran afectados.

Aunque la alimenta-ción es importante durante toda la vida, una buena nutrición es particularmente necesaria en los primeros años de vida. Desde el periodo intrauterino, los nutrientes que recibe un bebe de su madre afectan directamente su desarrollo y construyen la primera defensa contra múltiples enfermedades. Esto continúa en la infancia en donde una buena alimentación ayudara al aprendizaje, además de marcar una gran diferencia entre una vida saludable, o años futuros con riesgos a enfermedades.

Una forma de guiarnos al alimentar a nuestros niños es siguiendo la pirámide de nutrición ilustrada arriba. Información sobre ésta se puede encontrar en la oficina del pediatra, o ingresando a la pagina de internet www.mypyramid.gov. La pirámide muestra los alimentos que se deben consumir diariamente para mantenerse saludable. Factores claves en una buena alimentación son la cantidad, la variedad, y el equilibrio. También es importante saber que los nutrientes que requiere un niño varían dependiendo la etapa del desarrollo en la cual se encuentra el niño. Es por esto que debemos estar siempre en contacto con el pediatra para informarnos y salir de dudas.

Es una lastima que la obesidad en los niños sea un problema recurrente en la comunidad latina, y en este caso los padres son los responsables de esto. Nuestra responsabilidad es educar a nuestros niños sobre los buenos hábitos alimenticios, hablándoles de ello y dándoles el buen ejemplo. Ofrezcámoles frutas, jugos naturales y yogurt en vez de papas fritas, galletas y sodas. Designemos un horario regular para las comidas y evitemos en lo posible la comida chatarra, (aquella que ofrecen las grandes tiendas de comidas rapidas como McDonald’s o Berger King). Si establecemos reglas como éstas desde una temprana edad, ellos aprenderán, se interesaran, y continuaran con buenos hábitos alimenticios por el resto de sus vidas.