Conoce la historia y las coloridas tradiciones de la Pascua

Tradiciones de la Pascua

¡Felices Pascuas! Aunque en tu país la Pascua tal vez sea sinónimo de celebraciones religiosas, seguro estás familiarizado con la tradición de llenar canastas con dulces y de decorar huevos. Estas actividades pueden parecer algo bobas si lo piensas; sin embargo, en realidad se tratan de prácticas llenas de historia que se originaron a partir de rituales antiguos, folklore medieval e interpretaciones más modernas.

¿QUÉ ES LA PASCUA?

La Pascua es la celebración cristiana más antigua. De acuerdo con las creencias de la religión, Jesucristo—el hijo de Dios nacido de la Virgen María el 25 de diciembre, día de Navidad—murió y regresó a la vida. Se cree que su resurrección ocurrió un domingo, tres días después de su crucifixión y entierro.
En la fe cristiana, este domingo—conocido desde hace siglos como domingo de Pascua—es el día más importante en el calendario litúrgico.

ETIMOLOGÍA DE PASCUA

La palabra Pascua proviene del hebreo Pésaj, que significa “paso” o “salto”. En la religión judía, Pésaj es la celebración que conmemora la liberación de la esclavitud del pueblo hebreo en Egipto.
¿Por qué se suele asociar a la Pascua con el mes de abril? A diferencia de la mayoría de las festividades que caen en el mismo día cada año, la Pascua se basa en el calendario lunar. Específicamente, tiene lugar en el domingo después de la primera luna llena después de equinoccio de primavera. Es por eso por lo que la Cuaresma—temporada litúrgica que inicia el Miércoles de Ceniza y termina 40 días después en el domingo de Pascua—también abarca fechas diferentes cada año.

TRADICIONES COLORIDAS

Mientras que la Pascua surgió como una fiesta cristiana en el siglo II, sus
orígenes se remontan aún más atrás. De hecho, muchas de las tradiciones de la Pascua tienen un origen pagano, remontándose a culturas anteriores a la del propio Jesús.

HUEVOS DECORADOS

En muchas partes del mundo, los huevos decorados son una parte esencial de la Pascua. Al igual que otras tradiciones—como hacer bromas en April Fools’ Day—esta actividad tiene orígenes paganos.
En la antigüedad, los equinoccios y solsticios eran considerados tiempos sa- grados. Durante el solsticio de primavera se celebraba el final de los días fríos invernales y se daba la bienvenida a una época de renacimiento. En los festivales de primavera paganos, los huevos simbolizaban la nueva vida— un concepto adoptado por los cristianos en los primeros años de la Pascua.
“Los huevos, como símbolos de nueva vida, se convirtieron en una forma fácil de explicar el concepto de la resurrección”, explica Carole Cusack, profesora en la Universidad de Sídney. “Después del frío de los meses de invierno, la naturaleza estaba renaciendo una vez más”.
Siglos después, las personas de la Edad Media retomarían esta idea. Después de la misa del domingo de Pascua tendrían un festín de huevos decorados, un alimento simbólico que también servía para marcar el final del ayuno de Cuaresma. Hoy en día, muchas personas aún mantienen la tradición de decorar huevos que han sido cocidos o vaciados—y de comer deliciosas réplicas hechas de cho-
colate.

CANASTAS TEJIDAS

Ya sean puestos por una gallina o hechos por confiteros, los huevos de Pascua se colocan tradicionalmente en bonitas canastas de color pastel. Esta costumbre también se basa en un ritual pagano, ya que, según San Bede, Ostara, la diosa germánica de la primavera era conocida por llevar una cesta llena de huevos. También era común dejar ofrendas a Ostara en cestas.

Más de un milenio después, el pueblo germánico revisaría esta antigua tradición cuando crearon una versión temprana de la canasta de Pascua. Pensadas para parecerse a los nidos, estas cestas fueron hechas con un visitante muy especial en mente: Osterhase, un antepasado temprano del conejo de Pascua.

UN CONEJO VISITANTE

Según la leyenda germánica, la Osterhase—una liebre que ponía huevos—visitaba los hogares de los niños en la víspera de Pascua. Usando sus sombreros, los niños hacían “nidos” improvisados para que las liebres los llenaran con huevos de colores. Con el tiempo, los regalos de la criatura evolucionaron, y se añadieron dulces, chocolates y baratijas a la mezcla.
¿Y por qué una liebre? La respuesta, de nuevo, está enraizada en el simbolismo de la primavera, ya que los conejos y las liebres representan tradicionalmente la fertilidad.

LA CELEBRACIÓN HOY

Hoy en día, la Pascua se celebra en todo el mundo. Fiel a sus raíces, es típica- mente considerada tanto una fiesta religiosa como una celebración de la prima- vera. Así, esta fiesta es a la vez uno de los días más importantes del cristianismo y un divertido pasatiempo para los niños—un equilibrio que ha permitido que la Pascua se convierta en la divertida y colorida fiesta que es hoy.